búscate en persigueme.es, la web de fotografía de eventos deportivos
Colegio Internacional

"El ambiente ha sido fantástico, pero cambiaré mi entrenamiento para sufrir menos la próxima vez"

volver
Mayte Martínez
Ex atleta olímpica


Siempre hay experiencias nuevas que probar, incluso para una atleta de la talla de Mayte Martínez, una de las mejores de toda la historia de nuestro país. La vallisoletana se ha enfrentado por primera vez a un trail, La Paramada de Geria 2016, una dura prueba que consiste en correr por senderos de montaña y/o montes y cerros. Ella se colocó valientemente en la línea de salida solo con su habitual entrenamiento en pista a sus espaldas, y, para su propia sorpresa, consiguió el primer puesto en la categoría de trail corto femenino -11 km-, con un tiempo de 1h 6’ 14’’.  Pese a la dureza de algunos tramos destaca el buen ambiente vivido en la prueba, el olvidarse del reloj y disfrutar de la naturaleza. Sin tensiones. Ahora parece que le ha picado el gusanillo… y está segura de que la veremos repetir. Eso sí, no sin sufrir un poco.

Mayte, te hemos visto en otras carreras populares, pero este era tu primer trail, ¿cómo ha sido la experiencia?
Ha sido muy positiva porque, aunque después de dejar el atletismo de élite he intentado seguir realizando alguna carrera popular, porque aún tengo el gusanillo de la competición, hasta ahora nunca había realizado ningún trail. Es cierto que la distancia me daba un poquito de miedo, pues estoy acostumbrada a hacer carreras de cinco kilómetros, las leguas o como mucho alguna de 10 km, pero bueno, al ver que todo el mundo me comentaba que los ritmos son totalmente distintos y que incluso hay partes que se hacen andando, me animé. Y al final he quedado encantada con la experiencia, ha sido algo totalmente distinto a lo que conocía, el correr sin tensiones, sin reloj, subir, bajar… me ha sorprendido y gustado mucho.

Pese a ser tu debut has conseguido el primer puesto en tu categoría, trail corto femenino, ¿te lo habías imaginado?
La verdad es que lo que me ha sorprendido muy gratamente no es tanto el haber ganado en la categoría femenina sino el haber quedado en el puesto 15 de la clasificación general, por delante de muchos hombres. Para ser mi primera experiencia en trail es algo de lo que realmente orgullosa, casi más contenta que de haber quedado primera en femenino (risas).

¿La carrera ha sido más dura de lo que esperabas?
La verdad es que ha respondido plenamente a mis expectativas. Conocía a gente que la había realizado el año pasado y me había contado un poco cómo era el recorrido. Es verdad que yo nunca entreno en cuestas y nada más salir en La Paramada resulta duro encontrarte con el primer desnivel, asusta un poco, pero luego la segunda parte fue relativamente más cómoda y creo que eso hizo que llegase a meta en bastante buen estado de forma.

¿En qué parte del recorrido lo pasaste peor?
La primera parte de la carrera fue para mí la peor porque, al poco tiempo de cruzar la línea de salida,  creo que no llevaba ni un kilómetro de distancia, me encontré con una gran cuesta, que sube al páramo, y la verdad es que me pareció bastante intensa para empezar… Al final lo superé bien, aunque hubo momentos en los que la respiración no me daba más de sí por la intensidad del recorrido.

¿Y en cuál disfrutaste más?
La verdad es que la segunda parte del recorrido fue un poquito más agradable.  En los últimos dos o tres kilómetros fue donde más disfruté porque encontré subidas y bajadas, pero no tan intensas como las iniciales, así que ahí pude recuperarme un poco físicamente.

¿Tienes en mente participar en alguna otra prueba de este tipo? ¿Y animarte el año que viene a La Paramada pero en la modalidad larga de 21 kilómetros?
La verdad es que me ha enganchado y, una vez que me recupere de mis agujetas, estoy deseando encontrar otra prueba de este tipo que se adapte a mis facultades para disputarla. Tengo el hándicap de la distancia y el medio, pues es cierto que en Valladolid no contamos con terrenos con un desnivel excesivamente alto, si lo comparamos con otras provincias, y eso hace que aquí estemos menos habituados a entrenar en montaña y nos sea un poco más difícil de realizar estas pruebas. Y por supuesto que me encantaría repetir La Paramada, aunque creo aún  no me voy a atrever con los 21 kilómetros, de momento creo que con la de 11 km voy sobrada (risas).

¿Cuánto tiempo o dedicación te ha llevado prepararte para esta prueba de montaña?
La verdad es que no me ha llevado nada de tiempo porque no he hecho ningún entrenamiento especial. He ido con el fondo que tengo de ir a correr habitualmente, hacer series en pista –entre 400 y 1.000 metros-, pero siempre a ritmos muy suaves. Y con eso me voy manteniendo en forma ya que ahora entre el trabajo y mi hija apenas dispongo de tiempo para entrenar. Es verdad que también ha influido el trabajo físico que he hecho durante todos estos años de competición y lo noté sobre todo cuando conseguía adelantar a gente en las cuestas.

¿Ha cambiado mucho tu entrenamiento para esta prueba respecto al que haces para otras carreras urbanas?
Sinceramente, como me ha gustado este mundillo, es ahora, una vez pasada La Paramada, cuando me planteo empezar a cambiar mi filosofía de entrenamiento e intentar hacer series más largas, pues va a ser la única forma de ir mejorando y sufrir un poco menos en pruebas como el trail. Aunque, en el fondo, lo que pretendo es disfrutar con ellas y, pese a dar todo de mí misma cuando compito, el puesto final es algo secundario. Durante años lo he hecho de forma profesional y ahora lo que quiero es sentirme bien corriendo, estar a gusto.

Ahora que has probado esta modalidad nueva para ti… Con qué te quedas: ¿carrera urbana o trail running?
Es difícil elegir una por mi poca experiencia con el trail. No sabría decir ahora… casi no puedo comparar. Lo que sí que es cierto es que soy una apasionada de la naturaleza y, aunque ahora casi no dispongo de tiempo, siempre me ha gustado mucho ir a la montaña y hacer senderismo, así que me ha picado el gusanillo de continuar probando el trail. Además, me gustó muchísimo el ambiente, el hablar con algún compañero durante la carrera y, sobre todo, algo que no había vivido nunca al pasar la meta y que fue el disfrutar allí de comer y beber todos juntos, hacernos fotos… Me gustó casi tanto lo vivido tras terminar el trail que la carrera en sí misma. Me ha encantado de verdad la experiencia.

Qué otra modalidad o reto deportivo te apetece probar y nunca hayas hecho.
De momento ya con esta experiencia nueva me doy por satisfecha. Sí que es cierto que ahora las organizaciones están intentando crear pruebas cada vez que más vistosas, algunas con pruebas de tipo militar,  con obstáculos e incluso las hay en las que te llenan de pintura…. Son muy atractivas, aunque ahora por tiempo no puedo permitirme participar, así que, salvo otro trail, no me marco más retos. Más adelante ya se verá. 


Redacción: Sonia Vidal
Publicidad: Elisabet Martín

Etiquetas:

Comparte esta noticia:

Historial: